Archivos Mensuales: octubre 2009

ProVeRbiO NAvAjo

Estándar

Serie:

FrAgMENtoS

cenizas

“Hay un antiguo proverbio navajo que dice que todo sigue vivo hasta que deja de ser recordado. El pueblo indio siempre ha confiado más en la memoria que en la Historia. La memoria como el fuego es radiante e inmutable, mientras que la Historia sirve sólo para quienes pretenden manejarla, para quienes tratan de apagar la llama de la memoria con el fin de extinguir el peligroso fuego de la verdad.

Tened cuidado de esos hombres, pues son peligrosos e ignorantes. Su falsa Historia está escrita con la sangre, de quienes podrían recordar y de quienes buscan la verdad.”

(Este proverbio aparece en el inicio de uno de los capítulos de la serie Expediente-X -3ª Temporada, 1er Capítulo: “Camino Bendito”-.)


Anuncios

ArTíCULos de OPiNióN

Estándar

RADIOGRAFÍAS de la REALIDAD (01)

(…)
Actualmente vivimos bajo un orden concreto e impuesto, y éste está basado en unos intereses plenamente materiales. La cantidad le ha ganado la partida a lo cualitativo, lo que marca la esencia de las cosas, su calidad. Así para que esta dominación se de, es necesario encontrar una forma de controlar esa imprevisibildad del ser humano, tanto a nivel de pensamiento como de actuación. Cosa que han conseguido ir depurando los gobiernos desde ya tiempos atrás. Dejando la capacidad de actuar y pensar, cada día más limitada. Donde tan sólo, el consenso entre los miembros de la relación que se de, ya sean dos, o una comunidad entera, puede marcar una justa forma de sociabilidad, pero nunca desde roles que se encuentren en estadios superiores e interfieran con malas artes sobre el resto. Así después de todo lo explicado, llego a una firme conclusión conmigo mismo. Yo delegaré mi representatividad, pero nunca mi capacidad de pensar por mi mismo, como mi capacidad de crítica. Aún estando limitado a vivencias predichas o prevividas, que condicionen ya mi propio pensamiento; lucharé por hacer de éste, algo verdaderamente perteneciente a algo libre. De la misma manera, que se debe renunciar a la supremacía sobre los demás, para vivir en igualdad; puesto que podemos tener más o menos que otro, cantidad; pero nunca ser más que otro, calidad. Somos personas tratadas como objetos, y los objetos son tratados como personas, a esto se le llama materialismo. Y filosóficamente, a esto le llamaron reificación, pérdida de la naturalidad. Término y problemática abarcada como la idea del fetiche, como representación de ese materialismo en y por la vida. Acuñado por K. Marx; como cita él mismo: “El fetichismo es una relación social entre personas mediatizada por cosas. Las personas se manejan como cosas y las cosas, como personas.”. Y el situacionista G. Debord dice sobre ello que es: “[…] la declinación de ser en tener, ye de tener en simplemente parecer […]”; y que estamos en “[…] el momento histórico en el cual la mercancía completa su colonización de la vida social […]”.
Una dura visión de la que nos somos conscientes enteramente, y de ello depende, que se cambie, que se venza aquello que nos condena injustamente, que se vuelva a recuperar los valores de naturalidad, que se recobre el espíritu, que se cambie verdaderamente la vida.
”Pensad, y sabréis hasta donde llega la libertad.”

Artículo completo en:

PrIMer PoeMa de LA SeRie “SEcreTos diCHos SiN VoCes”

Estándar

SECRETOS dichos SiN VOCES (01)

Suenan botellas descorchadas,
antorchas que prenden sin alma,
suenan cohetes y bengalas
de una tradición ya pasada.
Risas y risitodas hacen eco
en corazones alegres, pero del todo, inconscientes,
esposados y arrestados a un orden,
donde poco espacio hubo o habrá para la espontaneidad.

Pocos son los que leen entre las líneas
que explican sin remedio,
el secreto del demonio, del tedio,
del que ya nos avisó Baudelaire mientras en él se mea.

¡Tiempo, tiempo y más tiempo, que desobedeces!
Presente que parece pasado,
aunque lo sea, de tan sólo nombrarlo.
Mirar atrás ya no me convence.

Ver que todo ya fue, aunque vuelva a ser,
observar en sigilo, un devenir ya previsto
algo predicho, rehecho, vaticinado y presentido,
historia que a expensas de haber sido, sin más, te repites.

No digo cíclico, ya que siempre la diferencia prima,
aún por ello te regocijas en seguir tu orden, al que llamaré, espiral,
ya que sin nunca estar en el mismo lugar,
te impones, a saber desde cuando, sobre lo que llaman libertad.


¿Es así entonces ser libre como humano?
O más bien, entendemos por ese vocablo
algo que mejor no explicar,
ya que tiene de mentira, lo mismo que de verdad…