M.C. Escher (1/2)

Estándar

 

M. C. Escher:

La Realidad irreal


Auténticamente original y sorprendente, así es Maurits Cornelius Escher, poco conocido en general, pero muy popular entre los matemáticos por su prodigioso tratamiento de la geometría y de la perspectiva. Su especialidad es engañar nuestros sentidos. Cuando contemples sus obras vas a dudar de lo que es adelante-atrás, arriba-abajo, cóncavo-convexo, o izquierda-derecha, te va a parecer que contemplas un imposible, que tus ojos no ven bien o que debes volver a ver Barrio Sésamo. Su genialidad reside en confundir totalmente al observador mediante la presentación de situaciones extrañísimas pero tratadas con aparente normalidad. Según él, sus obras consisten básicamente en la “división regular del plano” y en la convivencia simultánea, aparentemente imposible pero real, de conceptos antagónicos como dentro-fuera, cóncavo-convexo, arriba-abajo, etc.

Con Escher la lógica que creemos dominar queda hecha pedazos. Cuando miramos sus cuadros volvemos a ser niños aprendiendo lo más primario, pues nos obliga a realizar un esfuerzo adicional para comprender los engaños visuales, las perspectivas imposibles y los planos cambiados. Vemos escenas que nos dejan estupefactos.

Nació en Holanda en 1898 y en 1922 vino a España, visitó primeramente Tarragona y después Granada, donde quedó fascinado por los alicatados geométricos de La Alhambra. Le sirvieron de inspiración, si bien los motivos musulmanes eran solamente geométricos (el Corán prohíbe representar animales y personas) y los de Escher van a reflejar tanto motivos geométricos como figurativos. Crea entramados con diferentes figuras que confunden y maravillan al espectador.

En realidad, Escher no se dirige con sus obras a la parte racional y lógica de nuestro cerebro, sino al mundo onírico del subconsciente. La imaginación vence a la razón, su mundo mágico es, pese a todo, perfectamente real y creíble.

Esta imagen, con el nombre de “La Robótica”, hace referencia a una de las obras de Escher, donde dos manos se dibujan la una a la otra (imagen superior). La imagen original es transportada al contexto más actual con la posterior, que plasma la idea principal de esta especialidad cada día más de moda, y más presente en nuestro ideario y biblioteca de conocimiento.

Dando lugar a la auto-creación, a la posibilidad de crearnos a nosotros mismos, estamos ante una imagen de Escher que ha dado mucho que hablar y a sus posibles interpretaciones. El dibujante y sus manos, que se ayudan la una a la otra para tener su sentido; la necesidad de que en las dualidades los factores dependen el uno del otro; y demás interpretaciones, han hecho de Escher un prolífero artista de infinidad de sentidos, de interpretaciones, y posibles respuestas; que no ha dejado indiferente a nadie que haya buscado en sus obras la coherencia o un único discurso artístico.

 

 

Anuncios

»

  1. hola
    mi artista gráfico favorito es sin duda Echer. No hay maestro como el para engañan nuestros sentidos, contemplar figuras imposibles, ciclos infinitos escaleras que bajan subiendo en simplemente increíble.

    • Pues sí, Juan.

      Escher es un de los artistas gráficos más sugerentes. Su forma de romper la realidad hace más flexible ese mundo que no enseña, haciéndolo además, aún si cabe, más relativo.

      Un saludo, y bienvenido a este particular rincón.

  2. Pingback: M. C. Escher

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s